PANGEA
 

 
EL CLUB DE LOS DOCTORES
PANGEA
Nº 17 (11/04/05)
MONÓLOGOS EN LA RED
SOLUCIONES
MI HURÓN, MI MASCOTA...
REVISTAS DR. HURÓN
PRIMEROS AUXILIOS A HURONES
AMIGOS DEL DR. HURÓN
CASTILLOS DE ESPAÑA
Nº10 (29/11/2004)
Nº11 (06/12/2004)
ACTUALIZACIONES RECIENTES
Nº 9 (22/11/2004)
FOTOS DE HURONES
HURÓN VS. TURÓN
RODOLFO, UN HURÓN EN HOLLYWOOD
Nº13 (20/12/2004) ESPECIAL NAVIDAD
LA ANATOMÍA DE UN HURÓN
Nº 4 (18/10/2004)
Nº 5 (25/10/2004)
¡QUÉ NOTICIAS!
Nº 3 (11/10/2004)
Nº 2 (27/09/2004)
Nº 6 (01/11/2004)
Nº 8 (15/11/2004)
HABLANDO DE SEXO (MAYORES DE 16 AÑOS)
Nº14 ESPECIAL FIN DE AÑO (27/12/2004)
Nº12 (13/12/2004)
UN HURÓN COMO MASCOTA
ANIMALISTOS.COM
CURIOSIDADES
IMÁGENES
INSCRÍBETE
FORO DE LOS DOCTORES
CRUCIGRAMAS
La Revista del Doctor Hurón
Nº 7 (08/11/2004)
EL ANTIGUO EGIPTO
HISTORIA DE LOS HURONES
Nº 36 (22/08/2005)
"TE AMO" EN VARIOS IDIOMAS
Preguntas y Respuestas
Nº 84 (10/07/2006)
AMANTES DE LOS IDIOMAS
Imagen
Imagen extraída de www.ig.utexas.edu/research/projects/plates/images/pangea.jpg
La deriva continental
Se llama así al fenómeno por el cual las placas que sustentan los continentes se desplazan a lo largo de millones de años de la historia geológica de la Tierra.

Este movimiento se debe a que contínuamente sale material del manto por debajo de la corteza oceánica y se crea una fuerza que empuja las zonas ocupadas por los continentes (las placas continentales) y, en consecuencia, les hace cambiar de posición.
La teoría de Wegener
En 1620, el filósofo inglés Francis Bacon se fijó en la similitud que presentan las formas de la costa occidental de África y oriental de Sudamérica, aunque no sugirió que los dos continentes hubiesen estado unidos antes. La propuesta de que los continentes podrían moverse la hizo por primera vez en 1858 Antonio Snider, un estadounidense que vivía en París. En 1915 el meteorólogo alemán Alfred Wegener publicó el libro "El origen de los continentes y océanos", donde desarrollaba esta teoria, por lo que se le suele considerar como autor de la teoría de la deriva continental.

Según esta teoría, los continentes de la Tierra habían estado unidos en algún momento en un único ‘supercontinente’ al que llamó Pangea. Más tarde Pangea se había escindido en fragmentos que fueran alejándose lentamente de sus posiciones de partida hasta alcanzar las que ahora ocupan. Al principio, pocos le creyeron.

Lo que volvió aceptable esta idea fue un fenómeno llamado paleomagnetismo. Muchas rocas adquieren en el momento de formarse una carga magnética cuya orientación coincide con la que tenía el campo magnético terrestre en el momento de su formación. A finales de la década de 1950 se logró medir este magnetismo antiguo y muy débil (paleomagnetismo) con instrumentos muy sensibles; el análisis de estas mediciones permitió determinar dónde se encontraban los continentes cuando se formaron las rocas. Se demostró así que todos habían estado unidos en algún momento.

Por otra parte, desconcierta el hecho de que algunas especies botánicas y animales se encuentren en varios continentes. Es impensable que estas especies puedan ir de un continente a otro a través de los océanos, pero sí podían haberse dispersado fácilmente en el momento en que todas las tierras estaban unidas. Además, en el oeste de África y el este de Sudamérica se encuentran formaciones rocosas del mismo tipo y edad.
El movimiento continuo
Lo que ha ocurrido, por lo menos, una vez, puede volver a ocurrir. Y ocurrirá. El movimiento de las placas que forman la corteza terrestre deslizandose sobre una capa viscosa, sometida a fuertes tensiones, no puede detenerse.

¿Por qué no lo notamos? Bueno, es un movimiento muy lento, o nuestra visión muy rápida. Pero la deriva de los continentes es imparable, como lo es la salida al exterior de nuevos materiales en las dorsales oceànicas y el hundimiento en las zonas de subducción.

Recordemos que los continentes no son más que las tierras emergidas de algunas placas y, de buen seguro, en el futuro cambiarán de forma y posición muchas veces, como lo hicieron en el pasado.
Pangea es sólo un paso
Antes de la deriva de Pangea se sabe que hubo periodos de deriva anteriores. Pangea sólo había durado unos pocos cientos de millones de años y se había formado inicialmente a partir de la unión de un conjunto de masas de tierra distintas de los continentes actuales, que eran a su vez fragmentos de otro supercontinente. Por lo que parece, la rotura, dispersión y reunión de supercontinentes es un proceso continuo.

De hecho, no son los continentes, sino el propio fondo oceánico el que se mueve y arrastra de este modo los continentes. El proceso continúa, y los continentes siguen su deriva, por lo general a razón de unos pocos centímetros al año. Por tanto, su actual disposición no es permanente.

El océano Atlántico se está ensanchando a medida que África y América se separan; en cambio, el océano Pacífico se está empequeñeciendo. También el mar Mediterráneo se estrecha, y terminará por desaparecer, pues África avanza hacia el norte, al encuentro de Europa.

Cuando Pangea se escindió en Gondwana y Laurasia, la India formaba parte de Gondwana. Más tarde se rompió y se desplazó rápidamente hacia el norte a la velocidad inusualmente elevada de 17 cm anuales, hasta chocar con Asia e unirse a este continente. La presión de la India contra Asia provocó el plegamiento de la corteza y la formación de la cordillera del Himalaya, fenómeno que aún prosigue.

Se cree que la unión o sutura de masas de tierra continuará repitiéndose una y otra vez en el futuro y que todos los continentes volverán a reunirse de nuevo en un supercontinente.
Textos extraídos de www.astromia.com
imagen
imagen
imagen
Imagen
Imágenes extraídas de land.heim.at/toskana/210137/Berichte/Gondwanaland.htm